Los manteros aseguran que se defendieron de la agresión de unos turistas borrachos