El buen mantenimiento y una poda correcta, cruciales para evitar accidentes de árboles derribados por el viento