Las calles de A Coruña se llenan de manifestantes que esperan detener el cierre de Alcoa