Las manchas de contaminación, visibles junto a las costas de Río de Janeiro