Los peritos ratifican que la joven mantuvo una actitud pasiva