Baleares propone contrarrestar la imagen de desmadre de los turistas británicos