La brutal paliza de dos policías a un hombre que conducía un coche robado