El falso maestro Shaolín reconoce que cometió los dos asesinatos