Los madrileños ya pagan el euro por receta