El barrio madrileño de Ciudad Lineal, atemorizado por un pederasta