Mata a su hija clavándole un crucifijo en la garganta al creer que estaba poseída