Cómo ha cambiado la vida en un pueblo de 1.600 habitantes por el Gordo de Navidad