Agua, tormentas y granizo… un paréntesis veraniego que obliga a sacar la maga larga