Las lluvias de invierno hacen que la playa de la Barceloneta se quede sin bandera azul