La llegada del otoño deja las primeras riadas en el noreste de la Península