Las llamas siguen sin control en el Girona