La llaman gorda durante un concierto de Adele y da una lección de humildad