"Estoy abrasada", gritó la mujer atacada por su expareja con líquido inflamable