¿Quién respeta el límite de velocidad por contaminación?