Li Wei, el artista chino de la realidad imposible