Dos de cada tres lesiones cerebrales se pueden evitar usando el casco