Polémica en una localidad barcelonesa por el desfile de los legionarios en Semana Santa