Los ganaderos gallegos siguen en pie de guerra