Los altercados en Lavapiés enfrentan a los sindicatos policiales y al ayuntamiento