Bernardo Montoya fue el "sospechoso con mayúsculas" desde el primer momento