Los comerciantes en Barcelona intentan frenar la competencia desleal de los lateros