La costa de los lagos es cuatro veces mayor que la de los océanos