En libertad tras matar a cuatro personas, alegando “la enfermedad de los niños ricos”