Karoshi, la muerte por exceso de trabajo