La mochila de los juzgados de lo penal de Madrid contenía un artefacto simulado