El marido de Koldo no recuerda nada del día del crimen porque bebió desde la mañana