Porto estaba cerca de la casa de Teo a la hora de la muerte de su hija