Asunta era un niña "perfecta y sanísima"