Los juguetes ruidosos pueden causar una lesión auditiva en los niños