Juana, en la calle tras dar cobijo al hombre que ha usurpado su casa