Una joven de 300 kilos: “Me siento como un monstruo asqueroso”