Una empresa japonesa premia a los trabajadores que tengan una novia virtual