Tres de los israelíes detenidos confiesan el asesinato del joven palestino