El invierno empieza con máximas superiores a los 20 grados