Los investigadores no ven indicios de más involucrados en las muertes en Pontevedra