La investigación apunta a que la pareja de Huelva se suicidó con fármacos