Un grupo de informáticos ha calculado que a Internet le queda 8 años de vida