Así ha quedado el interior del Hotel Ritz tras el derrumbe del forjado