Bernardo Montoya limpió con lejía su casa para intentar eliminar pruebas