Un inspector británico recomienda multar a los padres que no lean cuentos a sus hijos