La prevención y la personalización de los tratamientos, claves en la lucha contra el cáncer