Unas 25.000 personas se movilizan en defensa de la inmersión lingüística