El ingrediente de un juguete podría ayudar a avanzar en terapias con células madre