Un parásito se come la córnea del ojo de una estudiante británica