Los vestidos de las infantas Leonor y Sofía, fueron una sorpresa para Letizia